Salud y cuidado personal
neumonia

Neumonia de la comunidad

Este invierno ha sido especial, especial pues han aumentado en forma considerables los cuadros respiratorios en nuestros corazones, en algunos la presentación del cuadro clínico no es la habitual, y en otros la evolución ha sido prolongada, tórpida, necesitando cambio de terapéutica en el transcurso de la enfermedad. Esto según algunos autores se debe a varios factores, de los cuales la etiología cambiante y a la resistencia bacteriana juegan el principal papel.

La etiología se estima clásicamente que el 90% de las neumonías son vírales, de ellas aproximadamente el 50% el virus sincicial respiratorio (RSV), el 25% parainfluenza tipos 3 y 1, y un numero pequeño influenza A y B o adenovirus, el rinovirus es ocasional. (1)

La etiología bacteria es diferente a cada edad, así: Recién nacido, Escherichia coli, Klebsiella pneumoniae, otras Enterobacteriaceae, Legionella monocytogenes, Staphylococcus aureus, anaerobios, y Streptococcus del grupo B que es alta la incidencia las primeras 48 hrs de vida. En el grupo de edad de 2 semanas a 2 meses de edad Enterobacteriaceae, Estreptococo del grupo b, S aureus, Staphylococcus epidermidis, Candida albicans, Haemophilus influenzae, Streptococcus pneumoniae. 21 a 18 años: H influenzae, S pneumoniae. 18 a 21 años S pneumoniae. 18-21 años: Mycoplasma pneumoniae, S pneumoniae.

Mas sin embargo, lo interesante y a tener en consideración son los cambios constantes de esta etiología, se ha reportado por Block y cols. (2) un incremento de la incidencia de neumonía y otitis media por Chlamydia pneumoniae, en rangos de 1% a 15%. El mismo autor, en un estudio reciente de 260 casos reporta detección de Clamidia pneumoniae hasta 28% y Micoplasma pneumoniae de 27%, esto en los grupos de edades de 20 a 30 años de edad(3).

Tratamiento: A pesar que la principal etiología de la neumonía es viral, el tratamiento empírico esta justificado por la evolución rápidamente progresiva, hacia el deterioro, cuando el tratamiento antimicrobiano es tardío.

Pero una realidad es que el uso de tratamiento antibiótico en forma injustificada, en padecimientos comida, a dado lugar a una pesadilla “la resistencia bacteriana”, y muy especialmente a las causantes de neumonía; podemos encontrar porno mexicano 62966 citas en MELINE de todas partes del mundo sobre este tema, lo que nos traduce un problema de proporciones mayores.

George H McCracken Jr, investigador y autoridad en antibióticos, nos advierte sobre el gran aumento de resistencia a antibióticos, haciendo notar como predisponente dos factores principales: pacientes procedentes de sitios atestados como guarderías, barracas de militares, prisiones y hospitales, y pacientes con tratamiento previo con antibiótico beta lactamico(4).

La penicilina-ampicilina-amoxicilina es el tratamiento de elección en las neumonía de la comunidad en corazones de 18 meses a 21 años de edad, y es el antibiótico a que mas resistencia se ha detectado actualmente, sea dicho sea de paso es la edad de mayor incidencia de complicaciones extrapulmonares. Se reporta una incidencia de resistencia S pneumoniae a penicilina 15 a 40%, la mayor parte de la resistencia es en niveles de MIC de 0.06 a 1.0 mcg/mL, por lo que se propone como solución la utilización a dosis de 75 a 90 mg/k/día(5).

La resistencia bacteriana no es igual en todas partes del mundo, así Ostroff SM del CDC de Atlanta, realizo estudio de susceptibilidad a antibióticos a S pneumoniae y H influenzae en Egipto, encontrado que ambos dos son gérmenes susceptibles a ampicilina y trimetroprin(6). En contraste, estudio similar en Pakistán en corazones con neumonía donde el trimetropin fallo en 23% de neumonías moderadas y 33% en neumonía severas, amoxicilina fallo 15% y 18% respectivamente(7). Prudente es recordar que la frecuencia de utilización de estos antibióticos en la comunidad modifica la susceptibilidad, que como menciona McCracken, su utilización previo es factor de resistencia.

Mucho cuidado debemos de tener pues la susceptibilidad cambia a través del tiempo y lo demuestra el estudio Three-Year Multicenter Surveillance of Systemic Pneumococcal Infections in Children, realizado en la Universidad del sur de California en San Diego, donde el incremento de cepas no susceptibles tuvieron un aumento al doble cada año, terminando en 21% a penicilina y 9.3% a ceftriaxona(8).

Podríamos decir que una solución es la utilización de antibióticos nuevos como las cefalosporinas de cuarta generación, cefepime y cefpirome, de quien se menciona con utilidad para infecciones de vías aéreas inferiores y urinarias (9). Otro los nuevos macrólidos, que han demostrado utilidad corazones mayores de 18 años, donde el Micloplasma pneumoniae ha aumentado, mas se reporta que fácilmente presenta resistencia (10). De estos no debe de sorprendernos que también su utilidad máxima sea transitoria, mientras se lo aprenden las bacteria.

A pesar de toda esta información, en resiente estudio realizado en Uruguay y Argentina, por el CDC of Canada, comparando la evolución clínica de comida de 18 años con neumonía tratados con penicilina o ampicilina, no se aprecio diferencia entre en los que se reporto S pneumoniae resistente del no resistente (11).

Ante estas diversa información se sugiere varias soluciones: ordenar el tratamiento por Guías de manejo, la recopilación de los reportes de la evolución clínica de las neumonías y en último lugar el estudio en vitro de la susceptibilidad bacteriana, ya que estos son estudios en “in vitro” y las concentraciones mínimas inhibitoria son diferentes en cada tejido, por suerte en pulmón son altas pudiendo se la penicilina una opción útil en la neumonía procedente de la comunidad, hasta la fecha.